Los diseñadores de iluminación

Los diseñadores de iluminación

Los arquitectos en España no convivimos habitualmente, como sucede en otros países como Inglaterra, con diseñadores de iluminación. Su función es la de establecer una forma de entender el espacio arquitectónico, dándole expresión, textura, color, brillo… matizando aquellas partes que interesa. Además de eso tienen un criterio técnico a la hora de elegir modelos de luminarias, mejor establecido que el nuestro por formación.

El hecho de determinar la necesidad de un tipo u otro de luz, va más allá de la elección de una u otra lámpara. De los diseñadores de iluminación me sorprende la capacidad de perfilar, idealizar espacios con la aplicación de la luz, como si de un material de acabado se tratase.

En España podemos recurrir a ellos por “necesidad” en el momento de justificar la iluminación en caso de evacuación. La iluminación mínima… pero por el momento no tenemos la obligación de iluminar con calidad, con gusto. Un valor añadido que aporta el diseñador de iluminación es precisamente esa capacidad de relacionar la arquitectura con la gente, mejorando la comunicación que el espacio pretende, muchas veces de una forma creativa, innovadora y eficiente.

La sensibilidad de un técnico de iluminación le permite hacer de persona mediadora, independiente de la fabricación y de la industria, entre el arquitecto y el ingeniero de instalaciones, estando más en consonancia con las intenciones estéticas, sabiendo aplicarlas técnicamente conociendo mejor las soluciones constructivas disponibles.

Los diseñadores de iluminación

Lo que aprendí de los diseñadores de iluminación

Según va pasando el tiempo y colaboramos con técnicos de otras disciplinas o especialidades vamos elaborando una libreta de notas, ya sea física o hecha de recuerdos. En ella quedan anotadas diferentes estrategias, herramientas, formas de aplicación de los sistemas.

En el caso de la iluminación de viviendas, el campo de diseño que más hemos trabajado, aprendí que debemos de crear distintos ambientes en cada espacio. Está claro que a la hora de iluminar adecuadamente un espacio recurriré a un diseñador o diseñadora de iluminación, pero después de haber compartido tiempo con ellos puedo avanzar cuatro cosillas:

La iluminación del salón debe de estar concentrada en puntos perimetrales, nunca dentro del ángulo de visión de la tv. Las iluminaciones rasantes, las lámparas de pie, y otras estrategias de luz perimetral son las elecciones acertadas

En los puntos en donde colocas un espejo, la luz debe venir desde el propio espejo, o la zona mas próxima a el y debe de apuntarte directamente. Las luces cenitales perjudican la vista y crean sombras que no son reales.

La iluminación de la habitación se centrará en puntos perimetrales, nunca encima de la cama apuntando hacia abajo. Una buena línea es aquella que va a 30 cm de la línea del armario, iluminará el armario y la habitación de forma elegante.

Las lámparas son objetos de decoración. Su función va más allá que la propia luz, sino que son complementos estéticos que también tienen cierta importancia como elementos decorativos.

Los diseñadores de iluminación

Ver fuente